No todos conocen la palabra extranjera shoplifter. Este es el nombre de los ladrones de tiendas, compradores deshonestos que arrastran productos, cosméticos y perfumes, ropa y, por supuesto, alcohol de los estantes. Sin embargo, según la Asociación Internacional de Lucha contra los ladrones de tiendas (hay una), la escala de estos delitos está lejos de ser pequeña.

Cada año en los EE. UU., las tiendas pierden productos por valor de más de $ 13 mil millones, es decir, alrededor de $ 35 millones diarios.

Además, según las estadísticas estadounidenses, 1 de cada 11 personas comete pequeños robos cerca de su lugar de residencia. Además, solo 1 de cada 48 ladrones de tiendas está involucrado en el robo, y solo la mitad de ellos llega a la policía por este delito. *

La situación en Rusia también está lejos de ser ideal. Los supermercados y las tiendas pierden del 1 al 2% de la facturación anual debido al robo, y los costos finales probablemente se tienen en cuenta en el precio de los bienes y deben ser pagados por la gente honesta.

Un ladrón de tiendas típico en Rusia es un hombre joven, de 20 a 35 años, que, normalmente, actúa con cómplices. Las mujeres en menor medida, pero también participan en robos menores, especialmente en tiendas de perfumes. Ya hemos escrito sobre los 5 productos más populares entre los ladrones de tiendas en una cadena minorista rusa.

Lo más probable es que, para la mayoría de los ladrones de tiendas, el robo no parezca un delito grave, sino una broma pequeña. Pero la ley de la Federación Rusa establece una responsabilidad seria por robo. Si el monto del robo ascendió a 1000 rublos el ladrón es multado y en caso de que el robo supere este monto el ladrón puede ser encarcelado. Para la administración de tiendes es difícil comprobar el robo, porque la seguridad de las tiendas no tiene el derecho de catear compradores y sus objetos personales contra su voluntad.

Sin embargo, existe una herramienta eficaz para erradicar los problemas del robo en tiendas. Ha aparecido un software basado en la biometría facial para minoristas que ayuda a lidiar con el robo en tiendas. Durante varios años, el sistema ha ganado gran popularidad entre los minoristas rusos y continúa extendiéndose rápidamente en las cadenas minoristas debido al efecto de boca en boca en la comunidad profesional de minoristas, ya que el software muestra resultados de alta eficiencia y devuelve rápidamente los costos de implementación.

El principio del trabajo es usar la biometría para reconocer los rostros de los ladrones en un flujo de video a través de las cámaras de vigilancia en las tiendas y luego agregarlos a la lista negra de monitoreo.

Cuando se comete el primer robo, es posible que no se encuentre a la persona que cometió delito en la base de datos de la tienda. Pero, como sabemos, la probabilidad de que el ladrón regrese es muy alta, alrededor del 50%. Cuando vuelva a aparecer, la seguridad de la tienda recibirá inmediatamente una notificación de la llegada del delincuente. Los empleados supervisan atentamente su comportamiento en la tienda y evitan el robo. Convencer a un ladrón para que devuelva lo robado es mucho más fácil cuando hay una grabación de video de un delito.

El «boca en boca» funciona no solo entre los minoristas, la información se distribuye rápidamente entre los ladrones, por lo que habrá pocos a quien les gustaría seguir robando en una tienda que está vigilada por las cámaras con esta nueva tecnología integrada. Por lo tanto, la tecnología de la biometría facial también cumple la función de prevenir robos pequeños.

*https://www.hg.org/legal-articles/facts-about-shoplifting-31 291